Fitas en el Abra Salkantay a 4.600 m ( Andes-Perú )

viernes, 23 de octubre de 2009

EL CILINDRO DE MARBORE

Track de la ruta hasta el Lago Helado del Perdido









El refugio de Góriz, a los pies del Monte Perdido, es un excelente punto para acometer la ascensión a algunos de los “tresmiles” censados en el valle de Ordesa. Su proximidad a los mismos y su enclave es una buena garantía para llegar a la cumbre por las vías normales. Desde aquí numerosos montañeros, anhelan durante todo el año encaramarse a los tres mil y pico metros de sus altas cumbres… todo esto contando con el beneplácito del tiempo, el estado de la montaña y nuestras condiciones físicas. En época estival la ascensión al Monte Perdido se convierte en una autentica romería en la que se pude ver de casi de todo, desde paseantes sin experiencia y sin equipo, que se “estrellan” de lleno ante la cota de esta montaña, hasta temerarios que suben y bajan la famosa “escupidera“del Perdido, calzados con unas zapatillas deportivas y sin crampones ni piolet cuando todavía hay nieve. Algunos de ellos dan un “salto mortal“, cayendo al abismo escondido y disimulado de su cara sur.




Eli y yo hemos dormido en Góriz, ayer hicimos uno de los recorridos mas elegantes y bonitos del valle de Ordesa, la Faja de las Flores, y la completamos con la aproximación al refugio de Góriz.

Hoy nos hemos levantado temprano, con las primeras luces del día y con un amanecer frío y ventoso emprendemos camino del Perdido. Subimos por el angosto valle que separa esta montaña de la del Cilindro, es un lugar silencioso a estas horas de la mañana, ni las chovas ni las marmotas delatan nuestra presencia con sus agudos gritos. Con el silbar del viento envolviéndonos y con poco tránsito de montañeros llegamos al Lago Helado del Perdido donde echamos una visual a la ruta de ascensión que remonta la famosa “escupidera “, es el punto clave que defiende la cima de esta montaña .



Hace unos días nevó, las bajas temperaturas han conservado nieve en los últimos cien metros de la ascensión, justo por encima del ”punto negro”. La cosa no está clara y decidimos no aventurarnos a tener una bajada un poco complicada por la posible nieve helada que se aprecia en la ruta. No llevamos crampones ni piolet pues no lo creí necesario, hace menos de un mes la ruta estaba limpia y tomé la decisión de no acarrear con ellos, arañando peso a nuestras mochilas.

Después de tomar un respiro nuestras cabezas se giran al lado opuesto del Perdido y miramos la mole del Cilindro, su agreste figura de monolito calcáreo nos atrae…… ¡subiremos al Cilindro!



Los primeros metros de desnivel los hacemos por una pedrera bastante pendiente que poco a poco nos va acercando a la brecha que corta su rocoso lomo sur.



Al pie del mismo nos enfrentamos con la única dificultad de la ascensión, un diedro de algo más de quince metros que tenemos que trepar para montarnos en la cresta que se dirige a la cumbre. Este paso de poca dificultad de subida ( II +) está equipado con dos reuniones de parabolts que nos facilitaran su bajada utilizando una cuerda. Solo nos resta seguir la cresta bien por su filo o bordeando los puntos más verticales para llegar bajo su cumbre, donde superamos un corto resalte con una fácil trepada, para llegar a la fita que marca el fin del recorrido.














Poco menos de tres horas y media nos ha costado encaramarnos a su cota de 3.335m y desde aquí la panorámica es soberbia, ante nosotros se alzan magníficas y bien nítidas varias cumbres del Pirineo, desde el macizo del Posets por el este hasta las montañas que rozan el límite Navarro del oeste, como el Petrechema o la Mesa de los Tres Reyes. Al norte la característica mole del Midi de Bigorre con la antena de su cima, parece que nos saluda. En medio de todo este mar de cumbres, una mancha blanca resalta entre las tonalidades grises y ocres de las montañas, es el glaciar del Vignemale que como una gran sábana blanca cubre su cara este. Entablamos conversación con dos montañeros que han llegado antes que nosotros, son un catalán de Barcelona y un andaluz de Málaga, dispar y bien avenida cordada que debido al viento han tenido que renunciar a subir esta cima por una de sus vías de escalada mas reconocida. Charlamos, cambiamos impresiones y “arreglamos” el panorama montañero de actualidad y después de unas fotos y tomar un bocado, todos juntos iniciamos el descenso.







Para mayor comodidad y rapidez montamos un rappel en el diedro inicial y cuando queremos darnos cuenta nos encontramos bajando raudos la pedrera en busca de las verdosas aguas del Lago Helado. Los cuatro reanudamos la bajada hacia Góriz donde nos esperan unos deliciosos huevos fritos con jamón que los guardas del refugio tienen la amabilidad de hacernos. Unas cocas de Puente la Reina que nuestros amigos del Cilindro sacan de su mochila y que amablemente comparten con nosotros y unos cafés, sirven de postre y…. venga ¡¡¡ otra vez con la mochila camino del valle ¡¡. Queremos bajar por la Faja de Pelay y llegar al aparcamiento de Ordesa por la Senda de los Cazadores, pero es tarde, son las cinco y apenas quedan dos horas escasas de luz por lo que después de sopesar horarios y no queriendo afrontar una bajada por la Senda con poca luz o con la de nuestros frontales, después de consultarlo con Eli decidimos retroceder y tomar el camino normal. Hemos perdido media hora pero al menos tenemos la tranquilidad de no pasar ningún apuro en una bajada expuesta y a oscuras.









El valle al atardecer está precioso, el juego de luces y sombras y los colores de su vegetación nos entusiasman, Eli trata de captar todos sus matices con la cámara y lo mejor de todo, disfrutamos de una silenciosa bajada sin apenas encontrarnos a nadie…… y eso es difícil en Ordesa.

Ya de noche llegamos al aparcamiento, cansados y con los pies un poco recocidos, pero la sonrisa que adorna la cara de Eli me confirma lo mucho que ha disfrutado en estos días. La sonrisa se convierte en ilusión cuando le prometo que la próxima vez que vengamos subiremos al Perdido…. pero por una ruta menos transitada y con más aliciente… la vía de las Escaleras. Un abrazo y un beso sellan nuestro pacto.

Hasta pronto Ordesa.

PEÑA FORATATA




Track de la ruta




El primer dia que vaig veure Peña Foratata va ser un amor a primera vista. La seva silueta amb dues banyes separades va recordar-me el Pedrafoca, amb el seu color i les tarteres. Hi ha unes grans diferències entre elles però també hi ha semblances. Després vaig demanar com s’anomenava i si la seva ascensió era al meu abast. Un cop vaig saber que per la via normal hi ha una dificultat de III+ i un parell de ràpels per baixar, va començar a voltar-me l’idea de pujar-hi.
Peña Foratata culminarà aquest recorregut variat per terres de l’Alt Aragó que m’han encisat. Una setmana de tardor una mica tapadota al principi, fresca i ventada però que un cop instal·lat l’anticicló, amb l’aire net, la visibilitat enlluerna i el vent als indrets acanalats encara molest però menys.




Comencem el dia sense matinar, fa sol i al pàrquing de l’urbanització Formigal no convida gens a sortir, el vent aquí i bufa fort i no ens entretenim gens per enfilar-nos, travessant unes tanques de fusta, per buscar el camí que ens portarà sota el penyot. Anem pujant i no trobem les marques blanques i grogues fins que portem un bon desnivell.





Ara les seguim, ens porten fins el coll de Peña Ra Fita i Foratata on canviem de vesant i girem a la dreta per un camí marcat que baixa lleugerament, flanqueja a estones i torna a pujar seguint l’esquena de la Penya amb direcció Sud Est fins que ens deixa al peu d’un embut.








Val a dir que hi ha punts del camí on s’ha d’anar alerta, la pedra és trencadissa i podem tenir un ensurt. En algun flanqueig cal fer servir les mans. Ens enfilem per endinsar-nos al principi de l’embut on la pedra és poc estable i en pocs minuts som al collet on hi ha la primera xemeneia. Trobem tres francesos que han tingut un contratemps: se’ls ha després una roca al inici de la via i no ho veuen gens clar, acaben desistint, reculen i ens deixen el pas lliure. A mi tot plegat no m’agrada gaire, al coll hi bufa vent, hi ha ombra, tinc fred i l’ensurt dels francesos se m’encomana. No dic res, hem poso l’arnés el casc i l’Antonio que ha estat més ràpid que jo hem demana que l’asseguri. Ha tingut temps de valorar l’ascensió i equipar-se mentre jo emboirava el cervell....!!!! Decidit troba ràpidament com superar el pas tot i que la roca que s’ha després oferia una bona pressa i facilitava l’ascensió.




Els francesos no aprofiten que la via ja és oberta, ens diuen adéu. Ara hem toca a mi, decidida i nerviosa alhora començo a tocar roca i mica a mica vaig trobant-me a gust, supero el pas sense dificultats i arribo a la primera reunió. A partir d’aquí és més fàcil, ara hi ha un altre llarg que ens deixarà a la cresta.




La cresta es pot fer sense encordar-se però nosaltres ens encordem i vaig fent pràctiques que prou hem convenen.







Un cop al cim contemplem les vistes que tenim des de aquesta atalaia, vaig demanat el nom de les punxes que vaig veient i que no identifico. No fa gens de vent, la temperatura és molt agradable però hem de baixar, encara tenim feina.






Baixem tot seguint la cresta, encordats fins el primer ràpel i després el segon. Tornem a ser al collet, continuem per l’embut inestable on cedim pas a una parella que puja. Acabem de baixar l’embut i desgrimpem, ara ja som al camí que ressegueix l’esquena on busquem un raconet que no hi bufi vent, que el sol escalfi per treure’ns el material i menjar per recuperar-nos. Hem preferit deixar enrere els passos més delicats i gaudir de la tranquil•litat del camí que ens espera a partir d’ara. La Foratata no m’ha decebut gens, és el que promet: entretinguda, agraïda i divertida. Excel•lent cloenda d’una setmana per aquestes terres. Fins aviat.




jueves, 22 de octubre de 2009

LA FAJA DE LAS FLORES ( ORDESA )





Track de la ruta

Hacía mucho tiempo que no visitaba el valle de Ordesa, quizás demasiado, y me apetecía volver a contemplar el paisaje otoñal que viste sus laderas y el fondo del cañón.
También Eli tenía ganas de conocer las fajas y sendas que discurren por la parte alta del profundo tajo que en su tiempo excavó el río Arrazas.
Uno de los recorridos clásicos y mas espectaculares de este valle es el que atraviesa la alta muralla superior que comienza en el Circo de Carriata y se dirige al de Cotatuero a través de una estrecha senda excavada por la naturaleza en el borde del inmenso precipicio. A este singular y único recorrido se le conoce como la Faja de las Flores, debido a la cantidad de flores de nieve que se encuentran a comienzo de la época veraniega.



Nosotros quisimos unir este agradable paseo con la aproximación al refugio de Góriz y atravesar así la extensa plataforma que se extiende a los pies de los “tresmiles” que habitan en la zona.
Es un largo recorrido y con fuerte desnivel que exige una buena forma física y una cierta experiencia en montaña, pero nos permitirá disfrutar de unas vistas y paisajes impresionantes y si se realiza en la estación otoñal aparte del vistoso colorido del valle y el juegos de luces y sombras de las montañas, podremos reencontrarnos con su perdida soledad.





El aparcamiento del valle está casi vacío, no hay mucha gente en esta época del año lo cual agradecemos. Con paso decidido nos encaminamos hacia la parte alta del Circo de Carriata en busca del Umbral de Salarons y sus famosas clavijas. Durante el largo serpentear de la senda que cose a lazadas sus laderas nos acompaña la esbelta figura del Tozal del Mallo que a modo de aguja preside el circo. Cuando nos queremos dar cuenta nos encontramos en el desvío de las Clavijas el cual tomamos sin vacilar, si quisiéramos evitarlas podríamos hacerlo tomando el paso de la Fajeta, una estrecha vira equipada con un cable que salva el cortado y nos dejaría en la parte superior del circo. El paso de las Clavijas en un diedro-chimenea, equipado con unas barras de hierro, que nos facilitan la superación del mismo y permite acceder a la parte más alta del Circo con más rapidez que por la Fajeta.






Una vez superado este escalón nos dirigimos al comienzo de la Faja de las Flores situada en la última muralla del Circo. Esta faja bordea toda la extensa pared del valle hasta que encuentra en su camino con el Circo de Cotatuero, lugar donde termina su recorrido.




 Durante casi una hora caminamos por una colgada faja pegada a la roca y teniendo a nuestros pies el fondo del cañón de Ordesa.





A la vuelta de un recodo aparece ante nuestros ojos unas de las mejores vistas de todo el valle, en el horizonte se recortan, el Perdido, Soum de Ramond, Cilidro, Marboré, Casco, Taillón y el impresionante tajo de la Brecha de Roland… hemos llegado al país de los “tresmiles”.







Bajamos a la cabecera del circo de Cotatuero para buscar el camino que nos conducirá al refugio de Góriz. El paisaje es lunar, profundas grietas kársticas arañan el terreno calizo a nuestros pies, de vez en cuando alguna profunda grieta a modo de sima abre sus oscuras fauces como queriendo tragarnos.





Estamos en un verdadero glaciar de piedra. En el circo superior de Cotatuero el paisaje cambia radicalmente, la blanca caliza da paso al prado alpino y las bandadas de chovas piquigualdas son reemplazadas por atentos y huidizos grupos de sarrios que habitan estas lugares.




Una última subida por terreno pedregoso nos encamina al Cuello de Millaris, enorme collado que comunica la zona del refugio de Góriz con los pasos que conducen a la Brecha, las faldas del Taillón y los Gabietos. En medio de todo: los Llanos de Millares, el Cuello del Descargador y la Gruta Helada de Casteret.




Solo nos resta un largo y tendido descenso hacia el refugio, teniendo a nuestra izquierda la enorme muralla de “tresmiles “de Ordesa.






Cuando llegamos a Góriz la decepción y el estupor nos invade, lo que debería ser un tranquilo paraje de la alta montaña que alberga uno de los refugios de montaña más emblemáticos de los Pirineos, se ha convertido en una especie de “ vertedero-escombrera” debido a las obras de acondicionamiento del refugio. Ruidos de martillos neumáticos, grupos electrógenos, y demás elementos de construcción, contaminan con su sonido el paraje donde no hace mucho tiempo se podía “escuchar el silencio”. Para más inri, un enorme montón de basura orgánica flanquea la bonita gorga que discurre al costado del refugio. Menos mal que estamos en un Parque Nacional……..¡¡¡¡




Esta noche pernoctamos en el refugio, porque mañana queremos subir al Perdido. Aquí acompañados por montañeros que en cualquier época del año abarrotan esta obsoleta instalación, degustamos una cena que los guardas del refugio han preparado y recuperamos fuerzas para mañana continuar recorriendo las montañas de este Pirineo Oscense.

GARMO NEGRO






Una trucada d’última hora de l’Enri capgira el plans del cap de setmana. M’apunto a l’oferta d’anar, juntament amb la Fina i la Roser, al Pirineu Aragonès per fer el Garmo Negro i Peña Telera. El Garmo ja el vaig fer abans que es fonguessin les neus d’aquest any i hem vaig quedar amb les ganes de fer els Algas i l’Argualas per completar el circ, va faltar temps......
Quedem per divendres a quarts de 6 de la tarda per anar cap a Sabiñánigo on ens allotgerem al nostre “petit refugi”. Dissabte a les 7 del matí toquen “diana”, esmorzem com campiones i cap a Panticosa. Deixem el cotxe al llac i enfilem el sender que puja cap la Mallata de Argualas. Pel camí trobem alguns senderistes, un d’ells ens dona un “consell” poc encertat, comentaris entre nosaltres.....El dia està tapadot, sobretot als cims, cauen algunes gotes i la xafogor que feia al pàrquing s’esvaeix com més ens enfilem. Els cops d’aire i les boirines refresquen l’ambient.



Nosaltres seguim amb ganes de fer cim. Deixem un camí que va cap el ibón de Arnales a la dreta i ens dirigim cap el Coll de Pondiellos, pugem per una canal, on hem de fer servir les mans en algun pas. Deixem la canal per seguir el camí que flanqueja a l’esquerra la muralla vermellosa del Garmo, on seguint les fites, ens condueixen fins un collet, on hi ha un petit llac amb una clapa de neu. Aquí ja fa estoneta que ens va plovisquejant i la visibilitat es redueix, tot i així nosaltres continuem seguint les fites que ens portaran a la cresta on seguint-la a la dreta amb poca estoneta serem el cim. El temps no és gens agradable, cops de vent fred, boira i neu granulada ens donen la benvinguda.




Aprofitem per fer la foto del cim i en un petit espai s’intueixen els llacs de Pondiellos sota la cresta. Baixem tot seguit per la tartera fins el petit llac amb neu i desfem el camí de baixada pel mateix itinerari que hem pujat. Ens aturem sota la pluja suau per menjar una mica i cap a Panticosa. Tornem al “petit refugi” per dutxar-nos i anar de visita a Jaca, botiga d’esports i pastisseria capten la nostra atenció. De retorn al refugi, preparen un sopar amb espaguetis a l’all i una amanida per xupar-s’hi els dit!!!! I els postres????? Magnífics!!! Ens ho hem guanyat!
Ha tornat a quedar per fer el circ de l’Algas i l’Argualas, es resisteixen......avui no tocava.








miércoles, 21 de octubre de 2009

PIC DE L’ESTANYÓ – PIC DE LA CABANETA




Dia 4 d’octubre sortida del CAM a Andorra. S’estrenen l’Alba i la Núria com responsables de la sortida, som 20 persones amb l’objectiu de passar-ho bé i compartir una jornada de muntanya. Alguns hem marxat el divendres després de dinar per visitar alguna botiga.....d’esports!!!! Sis del grup hem triat d’allotjament l’Hotel el Serrat aprofitant una bona oferta de preu a mitja pensió que ha valgut la pena.



Quedem a les 9 del matí al pàrquing de Sorteny, fa una bona fresca, el vidre del cotxe és ben glaçat i el termòmetre marca 3º, no hi ha cap núvol i promet un dia de sol i bona visibilitat. Després dels petonets i les abraçades ens posem en marxa direcció al refugi de Sorteny. El camí és ben marcat i puja suament, els colors de tardor envaeixen la vall. Abans d’arribar al refugi agafem un camí a la dreta que arriba fins el llac de Sorteny, el voregem per la seva esquerra i seguim pujant fins el llom oest, ara la pujada ja és més dreta. Carenegem fins el coll, fem una aturada per agrupar-nos i fer una mossegada, hi ha gana. També aprofitem per fer un tast dels “trencaigües” i la bota.







Les vistes són magnífiques, tenim la Pica i l’Aneto a l’horitzó, Pas de la Casa i bona part d’Andorra als nostres peus. Ara que anem “contents” enfilem l’últim tros fins el cim. Dalt del cim, estelades, escuts del centre, paciència per fer la foto del cim tots junts....i apa! altre cop avall fins el coll que ens ha de portar al inici del llom del pic de la Cabaneta, on tenim unes vistes dels estanys de la vall del Riu. Dalt del cim de la Cabaneta hi ha poc espai per tanta gent, però el dia és magnífic i les vistes també.





Baixem per una tartera dreta, amb marques grogues que van vorejant la paret, alguns ens allunyem del camí i entrem de ple a la tartera. Al final de la tartera ens reunim per agafar el camí de HRP que passa pel refugi de Sorteny i d’aquí al pàrquing. Han estat 7 hores de camí amb aturades, tenim ganes de treure’ns les botes i calçar-nos les sandàlies.
Tonem a casa contents, una mica cansats i amb moltes ganes de tornar-hi. Éxit de sortida i diada de tardor molt soleiada. Fins aviat colla!!!